31.12.06

Noveno día (parte 9): edificio 109

Pasamos dos horas en el Tokyo Game Show y volvemos como hemos venido (en tren) al barrio de Shibuya. Entramos en el edificio 109 que tiene tiendas sólo para chicas. Es como un Corte Inglés lleno de chicas minifalderas, pandillas, con dependientas gritonas, música a toda leche y gente comprando y comprando. Al cambio el yen está tirado de precio. El problema, como siempre son las tallas. Así que compro accesorios. Después de tantos días caminando sin parar el dolor de pies es mortal. Un dolor de talones tan grande que literalmente NO PUEDO MÁS.

Hacemos un descando para comer. Pedimos señalando la foto, como siempre. Lo que no me esperaba fue que mis fideos fueran picantes. Me cago en la leche. Aquí cuando algo es picante, quema. Las japonesas que comen al lado nuestro no compran bebida, comen cualquier cosa rápida y fuman sin parar. Todas se quitan los taconazos cuando se sientan. A ellas también les duelen los pies.

Pedimos empanadillas pequeñas (como las chinas) que compartimos y una empanadilla gigantesca. Es como un gran pan relleno de champiñones y fruta. No está muy allá, pero no lo habíamos comido nunca.


A la izquierda mis fideos picantes (no lo sabía) y a la izquierda el plato de Jose, teriyaki chikin: arroz con pollo. Sienpre te ponen una cuchara porque casi todos los platos tienen caldo. Prefiero la comida seca.


Jose siguió comprando hasta las 8:30. Mi hermano y su novia también siguieron, pero yo me volví al hotel. Llego hacia las 6 de la tarde y tardo bastante tiempo en quitar el cartón y las cajas de todo lo que he comprado y en guardarlo en la maleta.Vamos a cenar hacia las 9 al primer restaurante de sushi donde cenamos la primera noche. Y volvemos a comer estupendamente.

Compro el desayuno para mañana (café y rosquillas) y frutos secos raros para llevarmelos a Madrid, como palomitas gigantes,patatas fritas al horno,chocolatinas de Snoopy,patatas anillo,galletas con forma de animal ygusanitos con sabor a guisante.